Siete cosas que deberías borrar de tu cuenta de Facebook para mantener tu privacidad

  • Estas medidas ayudarán a que tu cuenta de la red social no cuente tanto sobre ti mismo

Si Facebook fuera un país, competiría con China para ser el más poblado del mundo. Esta red social, que con más de 1.490 millones de usuarios hace sombra hasta a Google, es una de las empresas más influyentes del mundo. Y, por ello, es bueno tomar algunas precauciones.
La era de Internet parece haber digerido la privacidad. Día tras día, nuestros datos circulan por más sitios de los que imaginamos y ponerles límites parece una tarea imposible.
Hay, sin embargo, algunas técnicas que aún podemos seguir. Mientras Facebook afirma que la defensa de la privacidad de sus usuarios es su principal objetivo, hay algunas medidas que uno puede tomar para que su cuenta de la red social no cuente tanto sobre uno mismo.
Esto es lo que deberías eliminar para proteger tú mismo tu privacidad:
1) Fecha de nacimiento
Es solo una fecha, sí. Pero, junto con tu nombre y tu dirección, un hacker puede acceder más fácilmente a tu cuenta bancaria y a otros datos personales.
2) Tu número de teléfono
Desde un admirador secreto hasta un acosador pasando por todo tipo de personas con sus ocultos e indescifrables motivos pueden llamarte. Y también marcas comerciales. ¿Aún tienes registrado tu teléfono en tu cuenta?
3) La mayoría de tus “amistades”
Muchos, de vez en cuando, entramos en nuestra cuenta para hacer algo de “limpieza”.

Demasiado a menudo, encontramos a gente que o no conocemos o ya no queremos conocer.
El profesor de psicología de Oxford Robin Dunbar afirma que los seres humanos pueden mantener, de media, unas 150 relaciones estables.
El propio Dunbar, después de estudiar unos 3.375 usuarios de Facebook, una muy pequeña cantidad de sus amigos (4,1) eran considerados “de confianza” y unos 13,6 mostraron algún tipo de simpatía durante “una crisis emocional”.
Al final, la cantidad de “me gusta” no determina ningún tipo de relación de amistad. Así que deshacerse de algunas “amistades” puede hacerte tener una relación más sana con las redes sociales.
4. Fotos y cualquier tipo de información de algún menor (sea amigo o familiar)

En Francia, los niños pueden demandar a sus padres por publicar sus fotos en las redes sociales. Las autoridades francesas podrán imponer multas de hasta 45.000 euros y un año de prisión por publicar fotos íntimas de sus hijos en las redes sociales sin permiso.

Por su parte, la directora del Oxford Internet Institute, Victoria Nash, planteó un dilema sobre el consentimiento: 

¿Qué tipo de información sobre sí mismos quieren ver los niños y niñas publicada en la red en el futuro?

Según la asociación británica contra el abuso infantil, las autoridades del país registraron 36,429 delitos sexuales de cualquier tipo contra menores entre 2013 y 2014 . Estas cifras, además, se han disparado en la última década con el auge de las redes sociales.


Controlar qué, cómo y cuando publicamos fotos o cualquier tipo de información de un menor es primordial, ya no para uno mismo, sino para proteger la vida del más débil.
5. Servicios de geolocalización y etiquetación de ubicaciones.

Más de 500 millones de usuarios de Facebook accede a la red social a través de su teléfono móvil. Sin saberlo, el mismo smartphone tiene el potencial para difundir su ubicación online. De esta forma, cualquiera puede saber dónde estás en todo momento mientras tengas ese servicio activado.

6. Tu jefe

Muchos usan las redes sociales como vía de escape contra el estrés diario. Algunos, a demás, lo esgrimen como pancarta reivindicativa contra injusticias sociales, laborales o de cualquier tipo. Ante esto, y ante la posibilidad de que tus superiores vean todo lo que se publica en tu muro, ¿seguro que quieres mantener a tu jefe en tu lista de amigos?

7. La tarjeta de crédito
Dicho todo lo anterior, guardar tu tarjeta de crédito en una red social ya no es un error, sino casi una irresponsabilidad.


La Vanguardia