Eyaculación precoz: Cuando el sexo es cuestión de tiempo



Ver video


En la actualidad, uno de los principales motivos de consulta en sexualidad masculina, junto a los problemas de erección, es la eyaculación precoz. Se calcula que entre un 20% y un 40% de hombres la padecen o la han padecido alguna vez.

Hasta épocas recientes, la eyaculación precoz no era un problema sexual relevante ya que la finalidad de las relaciones sexuales era puramente reproductiva. En los años sesenta, la reivindicación de las mujer para hacer valer su derecho al disfrute sexual y la salida a la luz de informes sobre sexualidad femenina contribuyeron a que los hombres se sintieran responsables de la satisfacción sexual de la mujer, surgiendo miedo a no durar lo suficiente para que la mujer alcance el orgasmo, aunque en realidad el orgasmo no depende tanto del tiempo como de aspectos cualitativos.

Cuando hablarnos de eyaculación precoz… ¿De qué estamos hablando?

A lo largo de la historia ha sido definida de diferentes maneras según el referente utilizado: en función del tiempo, del número de movimientos intravaginales, si hay control voluntario o no de la eyaculación, si la pareja queda satisfecha… ¿Así, quién se aclara?

Según mi punto de vista, la definición más completa es la que realiza Koldo Seco, él la define como aquella dificultad que se caracteriza por la insatisfacción erótica del hombre, al no poder controlar voluntariamente su respuesta eyaculatoria, produciéndose de manera indeseada antes o apenas realizada la penetración y que se manifiesta con una pérdida de autoestima, frustración personal y afecta negativamente a la relación de pareja, interfiriendo con el bienestar sexual y emocional.

¿Por qué ocurre?

La eyaculación precoz puede deberse a aspectos orgánicos como cuestiones genéticas, neurológicas, electrofisiológicas, prostáticas, hormonales o a fármacos.

También puede ocurrir por aspectos psicológicos, existen infinidad de factores que pueden influir, en este artículo me gustaría comentar la ansiedad, ya que la mayoría de hombres con eyaculación precoz viven la excitación con mucha ansiedad, porque están muy preocupados por controlar el orgasmo y no tener “otro fracaso”. Esta ansiedad más la excitación impiden captar el reflejo de la eyaculación, precipitando la respuesta eyaculatoria. La ansiedad puede deberse a la falta de información sexual favoreciendo la aparición de miedos y el desarrollo de una visión negativa del sexo. Además, observarse a uno mismo o a la pareja, impide que la persona pueda abandonarse al placer, generando tensión.

No existe ningún factor que explique por sí solo el origen de la eyaculación precoz, lo habitual es que se deba a varios factores.

Verdades y mentiras sobre la eyaculación precoz:
  • La circuncisión causa eyaculación precoz: FALSO. Es posible que después de la circuncisión haya una sensación de mayor sensibilidad en la zona, pero es situacional, temporal y subjetiva.
  • Ciertos geles anestésicos solucionan la eyaculación precoz: FALSO. No existen estudios que lo demuestren, aunque debido a las expectativas depositadas, algunas personas mejoran inicialmente, pero al final la realidad se impone.
  • El condón retrasa la eyaculación: FALSO. Los preservativos actuales dejan pasar todo tipo de percepciones como la temperatura, la presión, las rugosidades…
  • El alcohol retrasa la eyaculación: VERDADERO. El alcohol en pequeñas dosis, puede retrasar la eyaculación, pero a la larga, al problema de la eyaculación se le sumará el del alcohol.
  • Algunas posturas sexuales favorecen el control de la eyaculación: VERDADERO. La postura en la que el hombre es capaz de controlar más la eyaculación es en la que él está tumbado boca arriba y la mujer sentada a horcajadas sobre él. En cambio, la postura en la que parece es más inminente la eyaculación es en la del misionero.
¿Qué se puede hacer?

La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales con mejor pronóstico, por lo que muchas veces, lo más difícil es vencer la vergüenza de pedir ayuda. Si te has sentido identificado en este artículo, no lo dudes, consulta con un especialista y te proporcionará las herramientas para superarla y conseguir una vida sexual plena y satisfactoria. Si crees que puedo ayudarte puedes ponerte en contacto conmigo (infojoven@psicoblogger.com) para resolver dudas, iniciar un proceso terapéutico o asesoramiento psicológico.

Fuente:
Psicobloger.com