Consejos para no enfermar




El ser humano constituye una unidad cuerpo-mente-emoción-espíritu, en la cual es esperable el funcionamiento armónico de esos niveles como expresión de salud, hablando en términos generales. Las principales causas que podrían desencadenar procesos de enfermedad son:

- Es fundamental reconocer que el estrés, la tensión y las emociones negativas tales como miedo, tristeza, enojo, culpa, autocompasión, resentimiento, ansiedad, resignación, desconfianza, etc. son el estadío previo a enfermarse y no solamente un "estado anímico pasajero".

- Pérdida del sentido de la vida, una actitud negativa hacia la misma o no encontrar la manera de "dirigirla" con eficacia.

- Falta de conocimiento y conciencia respecto a quienes somos. Creencia que todo viene de afuera, que lo de afuera es más importante que lo interior y "sucede, sin que podamos hacer nada..."

- Situaciones traumáticas no elaboradas (convenientemente) que producen bloqueos, quedando interrumpido el natural fluir de la energía (también en el cuerpo físico).

- Incongruencia entre la forma en que una persona se muestra y lo que siente realmente. Incongruencia entre lo que eres y lo que aparentas.

- No poder expresar, adecuadamente, la ira, el enojo, etc.; hipercrítica hacia sí mismo y/o a los demás; utilización de lenguaje y modos de expresión negativos, en vez de hablar en forma positiva (el inconsciente no registra la palabra "no": "quiero estar sano" en lugar de "no quiero estar enfermo").

- "Sometimiento" al deseo o demanda de otros, exigencia de cumplir con lo que es esperable... (desde lo inconsciente, enfermarse es una manera "justificada y encubierta de rebelarse").

- Falta de flexibilidad en las estructuras y patrones mentales: manejarse con hábitos y creencias (del pasado) que impiden (re)interpretar el presente en forma adecuada.

- Exceso de actividades sin conceder tiempo para el esparcimiento y el disfrute, para una vida sexual satisfactoria, relaciones sociales, vacaciones, etc.

- Insatisfacción personal, laboral, vocacional, etc.; frustación y falta de objetivos y proyectos.

- Imposibilidad de expresar la "creatividad" en el sentido de crear o descubrir "algo" que brinde placer y sentido.