Empresarios con alma

Pisos a 50 euros para desahuciados

El promotor Antonio Gimeno y una de las beneficiadas por la iniciativa. | Vicent Bosch
El promotor Antonio Gimeno y una de las beneficiadas por la iniciativa. 
  • Un promotor cede 25 viviendas a estrenar a desahuciados en L'Alcúdia
  • El alquiler social asciende a solo 50 euros; no pagan ni comunidad ni IBI
  • Los inquilinos podrán habitarlas hasta 10 años, después saldrán a la venta
  • El Ayuntamiento de L'Alcúdia ya ha recibido centenares de solicitudes
En total, 50 euros al mes por una vivienda nueva. A estrenar. Éste es el alquiler simbólico que deberán abonar los beneficiarios de los inmuebles que un promotor madrileño ha cedido al Ayuntamiento de L'Alcúdia para paliar el drama de los desahucios en esta localidad al sur de la provincia de Valencia.

Antonio Gimeno, un empresario de la construcción radicado en Madrid pero con proyectos en distintos puntos de la península, ha decidido tender la mano a los más necesitados con un bien escaso. Viviendas para quienes las han perdido por culpa de la crisis.

A través de una fundación constituida para este efecto, Gimeno ha cedido al Consistorio una promoción de 25 viviendas vacías y sin salida en la actual coyuntura económica. Inmuebles sin estrenar de 90 metros cuadrados, con tres habitaciones, dos baños y buenas calidades que podrían rondar los 180.000 euros.

Los pisos están dirigidos a familias de L'Alcúdia que en los últimos dos años han sido víctimas de un desahucio por no haber podido afrontar el pago de la hipoteca.

Estos son los requisitos para acceder a este alquiler social, que ofrece, además, otras ventajas. Porque sus moradores sólo pagarán por ellos 50 euros al mes pero tambi

La iniciativa ha supuesto toda una revolución en L'Alcúdia, que ha recibido un aluvión de peticiones procedentes de todo el país. "Era una auténtica avalancha, hasta el punto que la Policía Local tuvo que intervenir para poner orden y ordenar las colas y las peticiones", explica el alcalde de L'Alcúdia, Robert Martínez.

Según relata el primer edil, el objetivo es mantener este alquiler 'low cost' de forma transitoria durante "tres o cuatro" años hasta un máximo de diez. Consideran que este "tiempo será suficiente" para que los desahuciados puedan mejorar su situación y reincorporarse al sistema.

Una vez transcurridos los 10 años, los pisos se pondrán a la venta, según Gimeno, a un precio "lógico". Y tendrán prioridad para adquirirlos los que han sido sus últimos residentes. "Todos tenemos la obligación de contribuir aunque sea con pequeñas iniciativas", afirma el promotor que estudia extender este proyecto a otras localidades.

Hasta el momento, en L'Alcúdia dos familias desahuciadas disfrutan ya de su nuevo piso. Isabel es una de ellas. Perdió su piso tras no poder pagar una hipoteca de 570 euros. "Antonio es un ángel caído del cielo", asegura agradecida.