Hollande da marcha atrás a la reforma de las pensiones de Sarkozy

A cuatro días de las legislativas, el presidente francés restaura parcialmente la jubilación a los 60 años



ELIANNE ROS / París

  A cuatro días de la primera vuelta de las elecciones legislativas, el consejo de ministros del Gobierno francés ha dado luz verde al regreso a la jubilación a los 60 años, prolongada por Nicolas Sarkozy hasta los 62 para mantener el sistema de pensiones.

  François Hollande, con Martine Aubry, en el palacio del Eliseo, este miércoles. 
 
François Hollande, con Martine Aubry, en el palacio del Eliseo, este miércoles. JOHN SCHULTS | Reuters
La marcha atrás, que era una de las promesas electorales estrella de François Hollande junto con el giro de la política europea para introducir medidas de crecimiento, es parcial. El decreto del Ejecutivo afecta a las personas que han cotizado 41 anualidades a los 60 años, es decir, que hayan trabajado sin interrupción desde los 18 o 19 años. También permite incluir dos trimestres suplementarios a los parados que estén cercanos a la jubilación y a las mujeres en concepto de baja maternal a partir del tercer hijo.
“Es una medida de justicia, las madres trabajadoras no serán más penalizadas por tener hijos”, ha argumentado la ministra de Asuntos Sociales, Marisol Touraine. El número de beneficiarios de la reforma se estima en 110.000 personas en el 2013 y su coste en 1.001 millones de euros.

La prolongación de la edad legal de la jubilación de los 60 a los 62 años fue una de las reformas más emblemáticas de Sarkozy. En otoño del 2008, la medida provocó un pulso entre el Gobierno y los sindicatos con una oleada de huelgas y movilizaciones que duró tres meses y estuvo a punto de colapsar el país. Pese a ello, la reforma se llevó a cabo.