La neurocirugía logra ver el pensamiento

La estimulación con electrodos permite tratar la depresión, la epilepsia y el Alzheimer activando los circuitos cerebrales que controlan el ánimo, la tristeza o la memoria


Descifrar el pensamiento, al alcance de la neurocirugía GYI 
 
Las Palmas de Gran Canaria. (Efe).- La neurocirugía moderna ha logrado "ver el pensamiento" con técnicas que permiten revertir en parte los síntomas del Parkinson, el Alzheimer y la depresión profunda, y establecer comunicación con pacientes en coma, que pasan así de un estado "vegetativo" a otro de "conciencia mínima".

Así lo ha destacado a Efe Francisco Robaina, presidente del comité organizador del XVII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neurocirugía, que se inaugura mañana y reunirá hasta el sábado en Las Palmas de Gran Canaria a 300 especialistas internacionales.

Uno de ellos es el experto canadiense de origen español Andrés Lozano, quien ha informado este miércoles a los periodistas que estas nuevas técnicas quirúrgicas se han aplicado para tratar la depresión profunda a 300 personas en el mundo, con resultados "espectaculares".

De este tipo de intervención ya se tuvo noticia hace medio año cuando ciéntificos del Centro para el Cerebro y Mente de la Universidad de Ontario Occidental en Canadá presentaron un dispositivo que permitía la comunicación con pacientes en estado vegetativo.

Andrés Lozano ha explicado que la estimulación con electrodos se emplea tanto en los circuitos cerebrales que controlan los movimientos, para tratar el Parkinson, una cirugía que se ha empleado hasta el momento en 90.000 pacientes en todo el mundo, y que suele recomendarse a partir de la "luna de miel" que suponen los primeros cinco años de esta enfermedad.

De igual forma, la técnica se utiliza para tratar la depresión, la epilepsia y el Alzheimer, a través de la estimulación de los circuitos cerebrales que controlan el ánimo, la tristeza o la memoria, con el fin de aumentar su actividad y permitir así una mejor calidad de vida de estos pacientes.

Lozano ha comentado que en el caso de la depresión se han obtenido resultados "bastante prometedores" y "espectaculares" en algunos casos, al tiempo que ha resaltado que estas técnicas se aplican a pacientes que han probado todo tipo de fármacos y psicoterapias y que, sin embargo, siguen estando bastante mal.
En estos enfermos, se puede recurrir a implantar electrodos en una parte del cerebro que afecta a la tristeza y en la que se genera una hiperactividad que ya se ha logrado "ver" a través de tomografías por emisión de positrones (PET), lo que permite actuar en esa zona para disminuir la actividad que genera este trastorno.

El doctor Francisco Robaina también ha resaltado los resultados que ofrece la radiocirugía en el tratamiento de metástasis cerebrales e intercerebrales, que no se pueden operar, lo que conduce al paciente a una muerte segura.

Al respecto, el especialista canario ha explicado a Efe que esta técnica permite "atacar a un número importante de estas metástasis", que pueden generar un cáncer de mama o de pulmón, "destruirlas o detener su crecimiento, lo que prolonga tremendamente la expectativa de vida del paciente", que, de lo contrario, moriría "en dos o tres meses".

En este congreso también participa la neurofisióloga española becada en la Universidad de Ontario (Canadá), Davinia Fernández, quien ha demostrado que a través de estímulos visuales y acústicos es posible comunicarse con pacientes "desahuciados y en un estado vegetativo persistente", es decir, en coma, para activar las áreas cerebrales relacionadas con el pensamiento y la articulación de palabras, lo que permite que evolucionen a "un estado de conciencia mínima".

Robaina ha resaltado las "connotaciones éticas, morales, sociales, políticas y económicas" que tiene este hallazgo, del que se hizo eco en noviembre de 2011 la pres