El misterio de la sonrisa de la Gioconda

SIGUE LA INCÓGNITA

Un estudio con rayos X revela que Da Vinci aplicó en la obra entre 20 y 30 capas de pintura para su técnica del 'sfumato'

El reciente estudio de un grupo de científicos del Centro Nacional francés de Investigación Científica (CNRS) que revela los detalles de la técnica que Leonardo da Vinci usó en La Gioconda sigue sin desvelar el misterio de su sonrisa, ha explicado hoy uno de los investigadores, Armando Solé.

La misteriosa sonrisa de 'La Gioconda' sigue sin desvelar sus secretos.

Pese al estudio realizado con rayos X, 'La Gioconda' no ha esvelado el secreto de su misteriosa sonrisa.

Solé ha señalado que "no se ha resuelto técnicamente" la incógnita de la mueca su boca porque el estudio se ha ceñido a la parte superior del rostro, donde el artista aplicó su método del sfumato, una técnica de Da Vinci que consiste en "suavizar el contorno de las figuras mediante el uso de tonos vagos y los juegos de sombras", según el CNRS.

Aunque los investigadores no han conseguido novedades acerca de su sonrisa, sí han descubierto, por ejemplo, que la obra tiene más de 20 capas de pintura que logran "cierta profundidad a través de luces y sombras". Pese a que es imposible fijar el número de manos de pintura, que oscilan entre 20 y 30, el espesor de las capas alcanza las 30 micras, ha precisado el español Armando Solé.

Varios días para secarse

Los técnicos del CNRS se trasladaron hace unas semanas al Museo del Louvre para analizar La Gioconda y otras seis obras más de Da Vinci -La virgen de las Rocas, San Juan Bautista, La Anunciación, Baco, La bella Ferronière y Santa Ana, la virgen y el niño- a través de una nueva técnica de rayos X, "que permite conocer con mejor detalle el sfumato", ha declarado Solé.

El nuevo procedimiento de rayos X utilizado por los científicos se ha enfocado en puntos concretos del cuadro que, al recibir la carga electrónica, muestran los componentes que el artista usó en esa parte del cuadro, según el experto.

Debido al "alto número de capas" que aplicó, "los cuadros tardaron bastante tiempo en finalizarse", según el investigador, que ha agregado que "cada revestimiento pudo tardar varios días en secarse".

No se aprecian las pinceladas

El efecto que provoca el sfumato es de "profundidad y continuidad", ha subrayado Solé, quien ha añadido que "Leonardo logra que no se aprecien las pinceladas".

Según indica el estudio de los científicos del CNRS, centrado principalmente en esa técnica, las manos de óleo van desde el blanco a otra capa de colores variados y otra opaca o semitransparente, dependiendo del cuadro.

El barniz le pone el punto y final al cuadro porque, según revela la técnica de rayos X, sirve para unificar las capas de pintura y hacer brillar la sonrisa de La Gioconda.