Laguna Negra de Soria





Laguna Negra de Soria
: Esta oscura, fascinante y enigmática Laguna, envuelta en leyendas, se encuentra en el municipio de Vinuesa, forma unos de los parajes más bellos de la provincia de Soria. Castilla y León.

Encajada a unos 2.000 metros de altura, entre paredes graníticas y bordeada por infinitos pinares, dan a esta Laguna su aspecto oscuro y tenebroso que alcanza su máxima belleza cuando la cubre la nieve y el hielo.

El paraje de la Laguna Negra de Soria es el resultado de la acción del hielo durante las glaciaciones del Cuaternario. Se aloja en un circo, forma típica del modelado glaciar, de paredes verticales de conglomerados de cuarcita y cemento calizo coronadas por agudas cresterías.

En la pradera y alrededores existen míticos pinos y hayas de enorme tamaño. La oscuridad de las aguas y lo misterioso del paisaje de montaña de este "abrevadero de lobos", que en cualquier momento se nos puede cerrar con una niebla, ha fascinado al hombre desde antiguo, como lo demuestran leyendas e historias como la de La Tierra de Alvargonzález.

La Laguna Negra de Soria, es un lugar que "roza lo sagrado" para los habitantes de estas tierras.

Por eso tenemos que disfrutar de él con respeto y con la obligación de preservarlo par las generaciones venideras.

Leyendas

Antonio Machado

La Tierra de Alvargonzález.

De entre muchas leyendas que se atribuyeron a esta laguna, hay una que merece destacar: Cuenta la leyenda que un mozo llamado Alvargonzález heredó de sus padres ricas tierras. Teniendo casa, ganado y huerta, tomó por esposa una linda moza de tierras del Burgo. Vivieron felices y tres hijos tuvieron. La envidia armó pelea en el hogar de Alvargonzález.
Casáronse los dos mayores y el buen padre tuvo nueras que sólo pensaban en la herencia que les cabría tras la muerte de Alvargonzález. Una mañana salió sólo el buen padre y decidió descansar bajo un olmo. Se fue quedando dormido y soñó que sus hijos vendrían a matarle y al abrir los ojos vio que era cierto lo que soñaba. Mala muerte dieron al buen labrador: Un hachazo en el cuello y cuatro puñaladas en el pecho. Al padre muerto le arrastran hasta la Laguna Negra, que no tiene fondo, y allí lo arrojan con una piedra atada a los pies. Nadie osó acusar a los hijos del crimen.

Versos Machadianos de Alvargonzález.

"Agua transparente y muda
que enorme muro de piedra, donde los buitres anidan
y el eco duerme, rodea;
agua clara donde beben las águilas de la sierra,
donde el jabalí del monte
y el ciervo y el corzo abrevan;
agua pura y silenciosa
que copias cosas eternas;
agua impasible que guarda en su seno las estrellas..."

En este fragmento describe Machado la Laguna Negra de Soria: Cuando la tarde caía entre las vetustas hayas, y los pinos centenarios, un rojo sol se filtraba. Era un paraje de bosque y peñas aborrascadas; aquí bocas que bostezan o monstruos de fieras garras; allí una informe joroba, allá una grotesca panza, torvos hocicos de fieras y dentaduras melladas rocas y rocas, y troncos y troncos, ramas y ramas. En el hondón del barranco la noche, el miedo y el agua.

Gerardo Diego dijo en verso:

" Es la cumbre por fin, la última cumbre
y mis ojos en torno hacen la ronda
y cantan el perfil, a la redonda,
de media España y su fanal de lumbre ".

A Pío Baroja, cuando subió aquí en 1.901, le contaron también que ruge y forma tempestades.

Rugidos que los aldeanos pensaban que provenían de enormes animales acuáticos.

Hay otras Leyendas que se pensaba también que había una bella ondina, de cabellos negros, que vivía en el fondo de la Laguna Negra de Soria y que atraía a los hombres hasta su orilla, atrapándolos a honduras abismales; Leyenda que nos recuerda mucho a la de Bécquer, La Corza Blanca, que ubica en la ladera soriana del mágico Moncayo. Y la de un hombre terrible que vive en la cueva de la Laguna protegiendo un hundido arcón con onzas de oro.

Desde la Laguna Negra de Soria se puede iniciar la ascensión al Pico Urbión (2.228 m.) donde nace el Río Duero, subiendo por una empinada senda que supera los farallones por el lado sur. Nos recibe ya arriba, en el término de Covaleda, la montaña pelada y áspera, hostil, no por ello menos bella.

El primer Domingo de Agosto tiene lugar desde hace más de 40 Años su famosa Travesía a Nado, en la que hay gran participación de nadadores.