"Tráceme tres líneas y le diré si es un agresor en potencia"

Josep Maria Tous, autor del test para el permiso de armas que medirá la agresividad

LLUÍS AMIGUET

Tengo 67: si los has aprovechado, los años suman. Nací en Barcelona. Soy catedrático de Psicología de la Personalidad en la Universitat de Barcelona. Aquí investigamos mucho y bien, pero no sabemos aplicarlo y rentabilizarlo. Soy monista: todo es fruto de nuestra percepción

Todos los rasgos de la personalidad se reducen a dos ejes: proactivos y reactivos.

¿Los
echaos pa´lante y los pasmaos?

Conductas proactivas o evitativas. Usted propone: "¿Vienes al cine?". Y unos le dirán "¡Claro!" sin pensarlo, aunque luego no puedan; y otros se quejarán: "¿Y me lo dices ahora? ¿Así sin avisar?".


¿Y qué es mejor?


Los proactivos aprenden más rápido, pero no porque sean más listos, sino simplemente porque, como no temen tanto el error, ensayan más veces y así acaban aprendiendo antes: a hablar inglés o a ir en bicicleta.


Atropellando algún gato por el camino.

Pero aprenden. Wundt ya redujo todas las disquisiciones sobre tipos psicológicos (flemáticos, coléricos, sanguíneos...) - desde Hipócrates a Kant-a esos dos ejes. Y en su laboratorio de conducta demostró que la base de todas nuestras actitudes es nuestra percepción. Hay quien percibe la realidad como amenazante y teme arriesgarse y hay quien la percibe como segura y arriesga.


¿Y quién es más propenso a agredir?


La tendencia a la agresión es una combinación de varias disposiciones de nuestra personalidad.


¿Cómo medirla?


Ha habido múltiples aproximaciones: se dijo que, en entornos de privación material, la agresión era mimética; o en Nuremberg, se disculpó la agresión para que no te agredan.


La funesta
obediencia debida.

Pero esa justificación socioeconómica falla, porque no todos los sometidos a privaciones reaccionan agresivamente. Del mismo modo, no todos los subordinados obedecen órdenes genocidas. También se ha explicado la violencia como una expresión de competitividad evolutiva: cuando eres incapaz de ganar, agredes al que te puede ganar.


Sí, pero ¿cómo medir la agresividad?


Son marcos teóricos, como el esencialista, que define una personalidad agresiva tipo y luego marca excepciones. La cuestión de fondo es cómo distinguir al predispuesto a la agresión para privarle de medios - en este caso armas-que la harían más dañina.


¿Y ahora cómo los distinguen?


Con un test verbal que plantea dos problemas: el ético de la intimidad y el práctico, que es que puedes mentir. Si te preguntan si sufres ataques de ira, responderás de modo diferente al psiquiatra al que pides un tranquilizante que al test del permiso de armas.


Con palabras se desvela o se oculta.


Por eso diseñamos un test propioceptivo sin preguntas ni respuestas ni palabras. Creamos un test que mide las señales de los músculos que llegan al cerebro y que se convierten en disposiciones para actuar.


¿Cómo?


Nuestro diagnóstico propioceptivo del temperamento y el carácter utiliza una pantalla táctil con la que el testado debe seguir con un puntero - primero con su mano dominante y después con la no dominante-tres líneas: horizontal, vertical y sagital. Primero sigue esas líneas con visión y luego, sin ella.


¿Por qué se le priva de visión?


Para que sea su información interna la que se manifieste en sus movimientos. Estos movimientos se apreciarán en el trazo que analizaremos después y así podremos medir sus tendencias conductuales.


¿Viendo cómo trazo sabrán cómo soy?


Veremos sus respuestas musculares, que sirven de base para manifestar sus estados de ánimo y apreciaremos así si sufre o no conflictos psicológicos.

¿Qué rasgos de personalidad miden?


Optimismo/ pesimismo; dominancia/ sumisión; extraatención/ intraatención; emotividad/ no emotividad; irritabilidad/ inhibición e impulsividad/ rigidez.


Mucha información en pocos trazos.


Suficiente y necesaria. Para probarlo, aplicamos el test a 152 aspirantes al permiso de armas y lo comparamos con otras 152 personas del mismo sexo y edad.


¿Y qué salió?


Los solicitantes de permiso de armas eran significativamente más irritables e impulsivos que la media, lo cual corresponde a personas más buscadoras de sensaciones.


Eso suena inquietante, doctor.


En absoluto, porque en la tendencia de dominancia - relacionada con la agresividad-no puntuaron significativamente diferente de la población general.


Defina
disposición.

Un señor de 70 años acuchilla a su esposa y todo el barrio extrañado proclama: "¡Si era encantador y tan buena persona!". Y lo era y tenía buena voluntad, pero algo grave - jubilarse, el paro, un grave desengaño- cambió su disposición y esa nueva disposición le lleva a una conducta contraria a sus valores.


¿. .. Y a matar?


Su disposición motora prevalece sobre sus valores morales hasta llevarle a agredir: es lo que entendemos como ofuscación.


¿Sin hacer el test podemos anticipar esa disposición motora agresiva?


La disposición se puede observar en las tensiones musculares encaminadas a una acción que resulta peligrosa. Un buen boxeador, por ejemplo, es capaz de anticipar el preciso instante en que su contrincante le propinará un derechazo observando simplemente los cambios de tensión muscular.


¿Y su test puede anticipar una agresión?


Puede detectar esa tendencia antes de que se transforme en agresión. Por eso creo que este test salvará vidas.