¿Por qué los hombres las prefieren rubias?

Teorías y opiniones puede haber para todos los gustos, pero casi todas avalan el hecho de que a los hombres les gustan más las rubias que las morenas.

Un amigo, que me propone el tema, dice que en su tienda trabajan tres chicas, una rubia y dos morenas, y que siempre los hombres que entran se dirigen a la rubia y esperan, si está ocupada, aunque las otras dos estén libres para atenderlos.

Él no oculta su preferencia por las rubias y se pregunta que ¿si viviéramos en Suecia nos gustarían más las morenas, o las rubias gustan por igual en cualquier punto del mundo? ¿Tienen más suerte? ¿Más privilegios?....

Otro amigo cree que gustan más las rubias por lo infrecuente, por ejemplo aquí en España, porque resulta más atractivo aquello que no tenemos.

Dice que más suerte no, pero que las mujeres que tienen más posibilidades son las que están más buenas, sean rubias o morenas, y que entre una rubia y una morena, se llevará el gato al agua la que esté aún más buena. Suponiéndoles a las dos la misma valía profesional.

Anita Loos, que escribió en 1925 Los hombres las prefieren rubias, se dio cuenta de esta preferencia durante un viaje en tren, donde coincidió con una rubia que no dejaba de ser atendida por los hombres. Si se le caía la novela que estaba leyendo, había bofetadas por recogérsela; mientras que ella bajaba y subía la maleta sin que ningún hombre pareciese reparar en sus esfuerzos.

Según el neurocientífico V. S. Ramachandran, las rubias gustan más por la piel pálida que suele acompañarlas: "ahí es más fácil observar la salud, edad e interés sexual".

Y el antropólogo Desmond Morris escribe lo siguiente:

Parte del atractivo de las rubias reside en la delicadeza de su pelo, que lo hace más suaves al tacto y, por lo tanto, más sensual en los momentos de contacto íntimo. Entre los dedos que acarician, o contra la mejilla masculina, la suavidad del cabello recuerda la suavidad de la redondeada carne femenina. Así que se puede decir que las rubias son más femeninas que las pelirrojas o las morenas. Y hay otra ventaja: ser rubia da una imagen más infantil, lo cual aumenta el atractivo sexual al trasmitir señales de “cuida de mi”.

Los científicos de dos universidades británicas han llegado a la conclusión de que los hombres prehistóricos preferían a las mujeres rubias. Tras el fin de las glaciaciones, hizo su aparición el color azul de los ojos y el pelo rubio. Fue una reacción a la escasez de alimentos, pero también, a la escasez de hombres.

También conozco el caso contrario, el de dos hombres rubios que prefieren a las morenas. Uno de ellos dice que las morenas le parecen más guerreras y con más posiblidades de pasarlo bien, las rubias le parecen más frías.

La imagen de la rubia por antonomasia es Marilyn Monroe, que era rubia de bote, pero a los hombres les daba igual.