Las mujeres disfrutan más del sexo que los hombres

Un tercio de ellas finge los orgasmos, según un informe sobre los hábitos sexuales de los españoles




Si la vida fuera sólo sexo, los cántabros y los extremeños serían los españoles más felices del mundo: más de un 70% de ellos dice estar "muy contento" con sus relaciones sexuales. En cambio, los catalanes, los madrileños y los andaluces estarían en el furgón de cola de ese paraíso del sexo ya que poco más de la mitad confiesan estar muy satisfechos.

Si la vida fuera sólo sexo, las principales preocupaciones de los ciudadanos no serían el paro, los políticos o el terrorismo, sino la falta de deseo sexual, la disfunción eréctil y la rutina. Y además nos quejaríamos poco. Y si la vida fuera sólo sexo, las mujeres mandarían más y seguramente serían más felices: el 63% declaran estar satisfechas, frente al 59% de los hombres, y al mismo tiempo están más interesadas que ellos en mejorar sus relaciones (52% frente al 50%). Pero también serían más mentirosas pues un tercio de ellas finge los orgasmos.

La vida, sin embargo, es algo más que sexo. Un asunto del que a los españoles no nos gusta hablar demasiado, si nos fiamos el Informe sobre hábitos de salud sexual entre la población española, que ha realizado la compañía biomédica Pfizer entre más de 3.000 hombres y mujeres de entre 25 y 70 años.
Este informe saca a la luz algunos datos curiosos, algunos de ellos esbozados más arriba, sobre la vida sexual de los españoles. En cuanto a nivel de satisfacción, a Cantabria y Extremadura le siguen Navarra y La Rioja, donde el 68% se declaran bastante o muy satisfechos; Aragón (64%); Asturias (63%); País Vasco y Canarias (62%); Murcia (61%); Galicia, Castilla-La Mancha y Baleares (60%), y Comunidad Valenciana y Castilla y León (59%).

No obstante, y aunque un 82% piensan que sus relaciones íntimas podrían mejorar, la mayor parte de la población se muestra reacia a acudir al médico por este tipo de problemas.

Así, por ejemplo, el 76% de los hombres reconocen que no busca atención sanitaria hasta que tienen un problema grave de salud.

Según explicó en la presentación del estudio Vicent Bataller, sexólogo y doctor en Medicina y Cirugía, la falta de deseo sexual es el principal problema del que dieron cuenta los encuestados (52%), con especial incidencia en las mujeres (58%).

La disfunción eréctil (30%) es el principal problema para los hombres, aunque tan sólo uno de cada 10 de los mayores de 54 años ha consultado sobre el problema y su tratamiento en los últimos 12 meses. Por otra parte, uno de cada cuatro entrevistados también cree que la rutina amenaza su vida sexual.

Cuando se realizan este tipo de consultas, las fuentes sanitarias más utilizadas son el médico de atención primaria (45%), el urólogo (43%) y el farmacéutico (10%). Les sigue Internet (25%), siendo los madrileños, valencianos y canarios los más activos buscando información en la Red.

El estudio también señala que, en general, la mitad de los españoles apenas habla de sexo con sus amigos. Los que menos lo hacen son los navarros y, en cuanto al género, ellas lo tratan con más frecuencia y de forma más sincera.

Fraude en Internet


El vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia comunitaria, Jesús Gómez, aprovechó la presentación del estudio para alertar de la venta de medicamentos "falsificados" contra la disfunción eréctil, y avisó de que "hay muchísimo fraude en Internet".

Según indicó, el 10% del mercado farmacéutico mundial corresponde a falsificaciones, aunque considera que son "muchísimos más", ya que "lo que se detecta constituye sólo la punta del iceberg".