El láser acaba también con la vista cansada


El láser acaba también con la vista cansada  (Imagen: Visión 10)
  • La padecen prácticamente el 100% de la poblacion entre 45 y 60 años.
  • Para eliminarla basta con cinco minutos de quirófano.
  • Se puede hacer vida normal desde el día siguiente.

Las letras de la lectura se amontonan y cada vez se necesita más luz para actividades cotidianas en distancias cortas. Ha llegado el momento de lo que se conoce como el "síndrome de los brazos largos" porque la persona necesita separarse de lo que está leyendo o de la tarea que está realizando para ver mejor.

Ocurre a partir de los 40 ó 45 años, el cristalino se hace más rígido y es incapaz de adaptarse para enfocar objetos cercanos, es la consecuencia de la vista cansada o presbicia. Alrededor de los 60 años el ojo se estabiliza y normalmente deja de progresar.

Operamos con láser a personas entre 18 y 60 años

La única solución hasta hace poco era utilizar gafas o lentillas (tradicionales o intraoculares) para corregir este trastorno, pero la utilización del láser ha revolucionado la cirugía refractiva (corrección de miopía, hipermetropía y astigmatismo) y también lo ha hecho ahora con la vista cansada.

"Hace dos años que en nuestra clínica utilizamos el tratamiento asférico para corregir la vista cansada y los resultados son espectaculares, ya hemos operado a más de 2.000 pacientes", asegura el doctor Daniel Casado, de la clínicas Visión 10.

La intervención no dura más de 5 minutos y sólo se utilizan unas gotas de colirio anestésico. "Al día siguiente ya se puede hacer una vida normal, incluso ir a trabajar, y sólo son necesarios unos cuidados mínimos del ojo", dice Casado. La intervención no dura más de 5 minutos y sólo se utilizan unas gotas de colirio anestésico

Si el paciente tiene algún otros defecto, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, se personaliza el tratamiento y se corrigen a la vez. "Es el tratamiento ideal para aquellas personas que están hartas de utilizar gafas o lentillas" comenta el doctor Casado.

El tratamiento es eficaz entre 5 y 8 años y, si la presbicia sigue aumentando, se puede hacer un pequeño retoque pasado este tiempo. "Como cuando niños nos compraban un abrigo crecedero", comenta.

El precio de la intervención es de 900 euros por cada ojo y algunos centros permiten pagos aplazados sin intereses.