Sobrevivir sin el Facebook

¿Se puede vivir en la red sin Facebook, Tuenti, o MySpace? España es el segundo país del mundo en internautas que participan en redes sociales  |  Sin embargo, cada vez hay más gente que tras un tiempo de permanencia decide cerrar su perfil y desconectarse de estas plataformas o que nunca se ha sentido atraída por ellas.   |  No son, precisamente, analfabetos digitales



 

Virginia no daba crédito a sus ojos. Un buen día, su bandeja de correo había comenzado a colapsarse con mensajes de amigos suyos que la informaban de que habían montado una campaña on line para convencerla, nimásnimenos, de que debía hacerse de Facebook. "Juntos podemos hacer reflexionar a Virginia para que ingrese en la red de marujeo global y nos sorprenda con sus observaciones analógicas. Danos tu apoyo y conseguiremos que se abra un facebook", rezaba el anuncio de aquella iniciativa. Hasta aquel momento, Virginia se había resistido a los encantos de estas redes. Era una de las pocas personas de su grupo de conocidos que no tenían un perfil en la archiconocida página.


"Me paso la vida delante del ordenador y pensé que era otra obligación innecesaria que meiba a imponer; además, estaban los tópicos de que quería mantener mi intimidad y de que, a través de Facebook, nos vigilan", explica. Sin embargo, aquella campaña on line orquestada por uno de sus compañeros acabó por convencerla. "La gente iba argumentando por qué pensaba que yo debía pertenecer a esta red social. La historia tenía su gracia y, de hecho, me sorprendió mucho que se tomaran la molestia de montar todo aquello". Yasí fue como Virginia G. Del Pino pasó a engrosar el porcentaje de usuarios de Facebook en España.

El de esta chica no es un caso aislado. Muchos internautas son reticentes a formar parte de una red social, ya sea por activismo, porque deciden no ceder a las modas; ya sea porque no le ven beneficios y sólo inconvenientes. Y otros tantos abandonan desilusionados, después de pertenecer auna durante un tiempo. Los motivos se repiten: la falta de tiempo para mantenerlas, poca intimidad, poca profundidad en las relaciones y ninguna utilidad más allá del cotilleo puro y duro. "Cada vez hay más personas que optan por cerrar su perfil y es una tendencia que irá en aumento", vaticina José Manuel Jarque, profesor universitario de Periodismo y coautor del libro El mito digital (Anthropos, 2008), quien tras un periplo de varios meses por Facebook decidió darse de baja.

No obstante, los datos parecen indicar todo lo contrario, porque, de hacerle caso a las encuestas, las redes sociales arrasan en nuestro país. Según el estudioLasociedaden red 2008,del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, España es el primer país de Europa y el segundo del mundo, por detrás de Brasil, en porcentaje de internautas que participan en redes sociales. Más datos: una encuesta realizada en diciembre del 2008 por el prestigioso centro de investigación Pew Internet& American Life Project mostraba que la cantidad de adultos que tienen un perfil en una red social se hamásque cuadruplicado en los últimos cuatro años: ha pasado del8% en el 2005 aun35%. Osea, que por una parte las encuestas dicen que cada vez hay más gente enganchada a redes sociales, y por otra, la tendencia a darse de baja de ellas también crece. ¿Y entonces?

"El boom de las redes sociales es un fenómeno pasajero - considera el investigador chileno Cristóbal Cobo, coordinador del proyecto e-competencies. org, detrás del cual están la Universidad de Oxford y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), y coautor de Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food (http://www.planetaweb2.net/)-. Pero eso no quiere decir que vayan a desaparecer, sino que migrarán hacia otras aplicaciones y se integrarán en nuevas arquitecturas de interacción", opina y pone algunos ejemplos que evidencian este inevitable darwinismo digital:"La migración desde los blogs a servicios de microblogging, como Twitter o Tumblr. El paso de los SMS a los mails de móvil a móvil o el uso de YouTube como herramienta de recados para transmitir mensajes al novio, al candidato político o a la sociedad en general".

¿El fin de Facebook? Al parecer, y según los expertos, para nada. "Las redes sociales ni se crean ni se destruyen. Sólo se transforman", apunta Edgar Gómez, el investigador mexicano del Internet Disciplinary Institute (IN3) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Puede que en un tiempo Facebook, Tuenti o Hi5 queden obsoletas y que aparezcan otras nuevas que ocupen su lugar, pero seguirán existiendo. Tampoco significa eso, necesariamente, que internet se vaya a convertir en un cementerio de plataformas en desuso. Eso sí, muchas tendrán que adaptarse si quieren sobrevivir.

Pero el quid de la cuestión no radica en tal o cual red, ni tampoco en la tecnología, sino en los usos que hacemos de ellas, porque aunque nos hayamos lanzado a utilizarlas de forma masiva, lo cierto es que el concepto de red social es relativamente reciente yaún estamos aprendiendo a manejarlas. Yeso hace que, en ocasiones, mezclemos usos públicos con otros más privados o profesionales. Ahí es donde surgen los problemas: hace unas semanas, la mujer de un director del servicio de inteligencia secreta británica publicóen Facebook las fotos de su marido, cuya identidad se suponía que debía estar protegida.

Para Tíscar Lara, vicedecana de Cultura Digital en la Escuela de Organización Industrial (EOI) y profesora de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, "las redes sociales aún tienen que madurar. Estamos todavía en el momento de usarlas sin pensarlas demasiado; de hacer un uso muy ingenuo, en el que ponemos mucho contenido; mezclamos contactos profesionales y personales y no somos del todo conscientes de las implicaciones que eso tiene. Sólo cuando el usuario lleva un tiempo de actividad, comienza a percatarse. Yes entonces cuando se producen reacciones como las de cerrarse el perfil, al darse cuenta de que se han sobreexpuesto. Con las redes sociales cuesta mucho gestionar los límites de privacidad".

Y es que Facebook, por ejemplo, es poco discreto y va dejando un rastro de las cosas que vamos haciendo. Algo tan sencillo y a la vez delicado como dejar de ser amigo de alguien puede aparecer, de no tener cuidado, como una notificación para todos tus contactos. Esos conflictos que se producen entre el ámbito personal y el público han desalentado a muchos usuarios a seguir perteneciendo a este tipo de redes. Los expertos hablan de madurez digital o e-madurez,un concepto que va ligado a nociones como identidad digital, sobreexposición, violación de la privacidad, altísimas demandas de tiempo, o tecnologías que resultan cada vez más invasivas.

 "Es posible que haya un repliegue, una vuelta hacia la intimidad después de una fase inicial de sorpresa y descubrimiento del medio", afirma el sociólogo Fernando Garrido, del Observatorio de la Cibersociedad, en referencia a esa tendencia que comienza a observarse de internautas antirredes sociales. "Pasa con todas las tecnologías y con todo en la vida. Posiblemente, Facebook pierda su carácter central que tiene ahora en la red y posiblemente veamos surgir nuevas comunidades que hayan cuidado más los niveles de privacidad", vaticina.

El tiempo y la intensidad de las relaciones son otros dos de los factores determinantes para que muchos internautas se desconecten. "Fui de Facebook una semana. No me compensaba todo el tiempo que tenía que invertir en actualizar mi estado, en contestar los mensajes que me dejaban en el muro, en subir fotos para que las vieran mis contactos, la mitad de los cuales era gente que apenas conocía. Porque si tienes Facebook, MySpace, Tuenti, o cualquier otra red social es para estar ahí, actualizando constantemente", cuenta la periodista Anabel Herrera. "Te hace perder mucho tiempo, y te colapsa la bandeja de entrada del correo con montones de mensajes tontos, ´fulanito ha comentado una foto de menganito´, ´menganito te ha mandado una invitación para tal o cual´", añade la también periodista María Fernández, ex usuaria de Facebook.

Dijo una vez el escritor norteamericano Nicholson Baker que los grandes éxitos de internet, como el email, el chat, Facebook, Second Life o YouTube, tienen un componente adictivo: te enganchan porque son formas solitarias de ser social. Ypor paradójico que resulte, lo cierto es que la fascinación que comporta en un primer momento poder entablar contacto con amigos o personas del pasado se desvanece tan rápidamente como surgió. "Una de las grandezas de las redes sociales es que sean globales, lo que a su vez hace que sea imposible mantener una relación muy constante en el tiempo. No obstante, aun así te sientes conforme, satisfecho, con saber que está esa persona a un clic de distancia. Eso es lo que ha venido a llamarse soft communication o comunicación débil", señala Jarque, profesor de Periodismo. "Pero falta cierto compromiso detrás. Quedar con un amigo implica dedicar un tiempo e ir a tomar un café. En cambio, en Facebomoselun amigo sólo te requiere un clic, no cuesta nada. Lo mismo ocurre con las campañas. Enla vida real, unirte a una requiere voluntad, ganas, esfuerzo. En las redes sociales, un golpe de ratón".

Todos esos inconvenientes están produciendo un proceso de sedimentación. Muchas de las personas que se lanzaron a abrirse un perfil en una de estas redes, algunas por miedo a quedarse fuera de la moda, ahora comienzan a dejar de usarlas. "Fui de Facebook una semana. Me abrí un perfil porque todo el mundo tenía uno y porque parecía que si no estabas en Facebook, no estabas conectada con el mundo. Pero al cabo de pocomedi cuenta de que no era cierto. Así que cerré mi cuenta", explica Anabel Herrera. "Otros internautas, en cambio, encontrarán nuevas formas de usar las redes sociales", opina Tíscar Lara. Algo similar ocurrió con Second Life, que vivió un fuerte boom, luego una debacle y ahora sigue viva y tiene muchos usuarios.

"Que no pertenezcamos a ninguna red social no significa que no seamos usuarios de internet o que seamos unos marginales ni que no estemos conectados con el resto del mundo- asegura la periodista Herrera-. Todo lo contrario. Yo, por ejemplo, estoy hiperconectada. Me paso el día navegando por internet. Consulto documentación, investigo temas, pido hora en el médico, llevo mis cuentas bancarias, me escribo y comunico con mis amigos.". "A veces, cuando conoces a alguien y le dices que no tienes Facebook, te encasillan como si fueras un analfabeto digitial. Yno es así, yo estoy a la última, incluso hago webs - añade Jarque-. Conozco muy bien las redes sociales, y si no pertenezco a ninguna, es porque no me aportan nada". Se puede sobrevivir en internet sin estar en una red social. "No tengo Facebook, ¿y qué?".