Riesgos de la limpieza extrema



Riesgos de la limpieza extrema
El exceso de higiene bien puede estar vinculado con el aumento de las alergias, según Marc McMorris, un médico especializado en estas patologías de la Universidad de Michigan (EE.UU.).
"Hemos desarrollado un estilo de vida más limpio, y nuestros organismos ya no necesitan luchar contra los gérmenes de la misma manera como lo hacían en el pasado", declaró McMorris en un documento del centro universitario, en el que también recuerda que "el sistema inmunológico, en vez de combatir la infección, desarrolla más tendencias alérgicas".
Actualmente las tiendas, supermercados y farmacias ofrecen, con su correspondiente soporte publicitario, cientos de productos para uso casero que contienen bactericidas, y van desde jabones para manos, a cepillos de dientes, aerosoles, detergentes y prendas de vestir o de cama.
La limpieza se ha convertido en algunos casos en una obsesión, pero no olvidemos que el sistema de inmunidad del cuerpo está diseñado para combatir las infecciones causadas por bacterias, virus y parásitos, pero también reconoce sustancias externas al organismo y elementos causantes de alergias.
Gracias a vacunas cada vez más perfeccionadas, el sistema de inmunidad del organismo ya no debe esforzarse para combatir enfermedades tales como la poliomielitis o la rubeola, y gracias a los antibióticos tampoco pone todas sus defensas inmunológicas en alerta para luchar contra las infecciones comunes causadas por bacterias.
Los alergólogos advierten, al mismo tiempo, de que los hogares y oficinas se han convertido en ambientes casi herméticos, que funcionan con aire acondicionado o calefacción, donde se concentran elementos como polvo y pelos, causantes de alergias.
Paralelamente, las familias occidentales cada vez son más reducidas, con menos niños expuestos a gérmenes e infecciones. Las familias con tres o más niños, que eran habituales hace tan sólo un cuarto de siglo, tienden a tener menos alergias porque hay una exposición mayor a la variedad de gérmenes.
"El sistema natural de inmunidad no tiene el mismo trabajo que hace cincuenta años porque hemos aumentado los esfuerzos para proteger a nuestros niños de suciedad y gérmenes", dice McMorris.
"Sin embargo, las alergias han aumentado porque nuestra sociedad ha cambiado la forma de vida y, como consecuencia de ello, personas con alergias engendran niños con parejas que tienen alergias, y las patologías se perpetúan", añade el experto.