Toda Catalunya deberá separar la basura orgánica desde el 1 de enero


  1. Un canon premia a los ayuntamientos que hacen los deberes de forma correcta
  2. El 16% de los municipios todavía no han presentado su plan de tratamiento
Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen.
Si desea ver el gráfico en PDF haga click en la imagen.

Todos los municipios catalanes deberán recoger los residuos orgánicos de forma separada a partir del próximo 1 de enero si no quieren ser penalizados con un canon de 10 euros por tonelada no selectiva. La recogida de la fracción orgánica, que incluye esencialmente restos de comida y pequeñas podas vegetales, está en vigor hoy en día en 559 de las 946 localidades catalanas, el 59% del total, pero el tiempo apremia para al menos un 16% que no han presentado todavía su plan de recogida. Y eso que la primera ley al respecto data de 1993 y que Torrelles de Llobregat y Molins de Rei, municipios pioneros, lo hacen desde 1996.


El Departament de Medi Ambient y la Agència de Residus de Catalunya (ARC) presentaron ayer una campaña de sensibilización social porque una cosa es tener los contenedores preparados y otra, claro está, es que luego los ciudadanos pongan el grano de arena necesario. La basura orgánica representa el 36% del peso de los residuos municipales, mucho más que el vidrio, el papel y otros residuos que gozan de una recogida mucho más digna.


Más que un castigo para los incumplidores, el conseller Francesc Baltasar prefirió hablar de «un premio para los municipios que hacen bien los deberes». El canon, en vigor desde el 2004, recauda unos 30 millones de euros anuales que se reparten luego entre los municipios que hacen una recogida adecuada, es decir, aquellos que reducen la fracción rechazo –las basuras inclasificables– a la mínima expresión.

EL MEJOR SISTEMA PARA CADA UNO / Los 559 municipios catalanes que recogen la basura orgánica de forma separada totalizan 3,88 millones de habitantes, aunque la población aumentará considerablemente el 1 de noviembre cuando empiecen a sumarse los 1,62 millones de Barcelona. Medi Ambient informó de que el 84% de los ayuntamientos ya han presentado su plan de despliegue.


Cada localidad podrá elegir el sistema que le sea más provechoso: contenedores separados –en Barcelona serán de color marrón–, recogida personalizada puerta a puerta o, directamente, compostaje local, una posibilidad adecuada para núcleos del Pirineo. Catalunya recicló el año pasado un 20,5% de los residuos orgánicos generados, pero el objetivo de Medi Ambient es llegar al 55% en el 2012.


De acuerdo con la modificación de la ley de residuos del 2008, todos los municipios deberán recoger la basura orgánica con independencia de su número de habitantes (la antigua ley del 2003 solo lo exigía a los núcleos con más de 5.000). Por ahora, el canon de 10 euros no se aplicará en aquellos municipios que no dispongan de plantas de tratamiento cercanas, una situación que la ACR solo prevé en pequeñas localidades de menos de 2.000 habitantes. En estos casos se espera que el sistema esté en marcha en el 2012. En Catalunya hay 20 plantas de tratamiento de la fracción orgánica, pero está prevista la inauguración de nueve más de aquí al 2013.