Trunfo el amor: Un cura colgó el hábito para casarse

El sacerdote de un pueblo cordobés de Argentina anunció su retiro en plena misa.

“Hay cuestiones del corazón que no las podés parar”, confesó el padre Víctor Hugo Casas, de 38 años, ante sus fieles. Explicó que está enamorado “desde hace mucho” y que quiere formar una familia. Muchos ya conocían su historia.

Despedida. Víctor Hugo Casas junto a sus fieles a la salida de la misa en domingo de Ramos. Su última misa antes de casarse y formar una familia.



Víctor Hugo Casas, un sacerdote cordobés de 38 años, anunció en una misa que dejaba sus hábitos porque se había enamorado y deseaba ser padre y formar una familia. El cura de la parroquia de la localidad cordobesa de Saturnino María Laspiur eligió comunicar su decisión a los feligreses en la mitad de una misa, donde les relató su historia de amor. Víctor explicó que su amor “viene de hace mucho”, pero no dio a conocer el nombre de la enamorada, sólo se limitó a decir: “Hay cuestiones del corazón que no las podés parar. Cuando te enamorás y empezás a proyectar más allá, pensando en una familia e hijos, es muy fuerte y creo que a eso Dios lo quiere, porque ama la vida”.

Luego de analizar la situación con el Consejo Parroquial, ratificó que se iba, aunque admitió que no había avisado todavía a las autoridades eclesiásticas. Sin embargo, tras el oficio, se quitó los hábitos, los besó y los colocó sobre el altar.

El ahora ex párroco también se refirió a la necesidad de que la Iglesia “se abra” y agregó: “No niego el celibato ni que haya personas que puedan vivir en él, pero también creo que la Iglesia debe crecer para que se pueda optar. La Iglesia necesita una apertura y tenemos que ser protagonistas de esta historia”, declaró refiriéndose a su situación personal. Víctor oficiaba misas en tres localidades del Este cordobés: Colonia Prosperidad, Saturnino María Laspiur y Las Varas.

PUEBLO CHICO. Según el relato de los fieles de estos lugares, la gente tomó “bien la decisión del sacerdote”. Una vecina del lugar relativizó el impacto de la noticia, al señalar que muchos vecinos ya conocían a la mujer que enamoró al sacerdote.“Para mí no ha sido una sorpresa”, agregó la vecina.

El cura también pidió que se trabajara más para la inclusión de los que se sienten por fuera la Iglesia: “¿Cuántas familias de nuestras comunidades se sienten extrañas a ella? Todos tenemos que crecer, partiendo de las jerarquías, y lo digo con mucho respeto”, destacó Víctor y agregó: “Tenemos que crecer en esto, la Iglesia necesita una apertura y tenemos que ser protagonistas de esta historia”.

Casas fue noticia en 2006 en la provincia de Córdoba cuando expresó en el púlpito el malestar que había causado en una parte de la población el hecho de que el equipo de fútbol del pueblo, Unión Deportiva Laspiur (UDL), llevara en su camiseta el auspicio de la whiskería del pueblo.

EL CURA PIONERO. En 2001, un sacerdote diocesano de la ciudad misionera de Eldorado abandonó su parroquia al descubrirse que mantenía una relación amorosa con una mujer de 39 años. El romance se habría conocido por unas cartas de amor que llegaron a manos del obispo. El religioso y la mujer desaparecieron y se creyó que viajaron hacia otro lugar de la provincia. También se supo que Ramírez le había comunicado al obispo de la provincia su decisión de abandonar los hábitos, para formar pareja con la docente.