Se afianza la era de Skype

El servicio de llamadas telefónicas y de mensajes gratis por internet que usan más de 400 millones de usuarios en todo el mundo expande ya su apuesta a los móviles y llega al iPhone.
 Un usuario manipula un iPhone 3G en Barcelona. Foto:  ÓSCAR DEL POZO

Hoy no es un buen día para las compañías telefónicas. Skype, el servicio de Ebay con el que 405 millones de usuarios en todo el mundo pueden llamar y enviarse mensajes gratis de ordenador a ordenador a través de internet, lanza su aplicación para el iPhone y el iTouch de segunda generación. Con un software similar para la Blackberry anunciado para mayo y los de teléfonos que funcionan con los sistemas Windows móvil y el Android de Google ya disponibles en el mercado, Skype afianza sus pasos en el universo de la telefonía móvil. Su era --y la de compañías similares que han encontrado alternativas tecnológicas a la telefonía tradicional, sobre todo en cuestión de precios-- ya está aquí.

Aunque hay que esperar a una rueda de prensa hoy en Las Vegas para conocer todos los detalles de la aplicación, los básicos ya se conocen. Tras descargarse gratis en el móvil de Apple, y siempre que se tengan unos auriculares con micrófono, se podrán hacer llamadas gratis a otros usuarios del servicio y, como en el programa para el ordenador, se podrá llamar a líneas tradicionales de tierra pagando precios reducidos.

Solo operativo con 'wi-fi'

La mayor pega para el usuario --y motivo de respiro para las telefónicas y sus tesoreros-- es que el Skype del iPhone solamente funcionará a través de wi-fi y no a través de líneas de voz. Ese es un revés relativo en sitios como Baltimore, la primera ciudad de Estados Unidos totalmente cubierta por Wimax, una red de wi-fi de alta velocidad que este mismo año se va a extender a otras diez urbes norteamericanas y el año que viene cubrirá también Boston, Houston, Nueva York, San Francisco y Washington DC.

Aún queda, además, trabajo pendiente para que el Skype móvil se equipare a su hermano mayor. Y es que en el ordenador hay numerosos servicios que aún no están disponibles en el teléfono móvil: desde el vídeo hasta las llamadas en conferencia pasando por algunos servicios de pago como la transferencia de archivos y el buzón de voz. Además, el iPhone solo permite tener una aplicación abierta cada vez, con lo que se minimizan las posibilidades de que dos usuarios de Skype coincidan conectados a la vez.

Pese a los peros, se puede intuir una sonrisa de alivio en todos los usuarios que se ahorran los precios de muchas llamadas internacionales. Y Skype se afianza como opción entre ellos. Fundado en el 2003 en Luxemburgo --y comprado por Ebay por cerca de 2.000 millones de euros--, el servicio es hoy el más popular programa de llamadas gratis internacionales y sus 405 millones de usuarios pasaron el año pasado 33.000 millones de minutos hablando sin pagar las tarifas de las grandes operadoras telefónicas, lo que representa un 8% de todo el tráfico de voz internacional.

Skype suma 380.000 nuevos usuarios cada día. Y aunque algunas informaciones recientes de Businessweek criticaban que las ganancias no suben a la par que los usuarios, más de uno mira con envidia a sus cifras de beneficios: por ejemplo, en el último trimestre del año pasado, el octavo consecutivo de beneficios, la compañía de internet ganó más de 34 millones de euros.

Skype, además, se está haciendo un hueco cada vez mayor en empresas. Incluso alguien como Oprah Winfrey, la poderosa magnate de la comunicación, figura entre sus fans. En su programa de televisión, cuando conecta por vídeo con un entrevistado, ahora lo hace vía Skype.