"La política es la expresión del amor"

Fernando Cardenal. Este antiguo revolucionario sandinista, impulsor de la alfabetización en Nicaragua, alza la voz contra Daniel Ortega. Define su Gobierno de "dictadura".

Fernando Cardenal. Foto:  JOAN CORTADELLAS
Fernando Cardenal.
NÚRIA NAVARRO

--Hoy empieza la Cumbre de las Américas. ¿Tiene fe?
--Hoy es el primer encuentro de Obama con los presidentes americanos, y espero que defina alguna de las líneas de futuro. Después de haber sufrido a Bush --un terrorista que quiso apagar el fuego con más llamas--, tengo confianza en Obama.

--Usted nunca pierde la confianza...
--Tengo una fuerza grande. Soy como un todoterreno: mi fe mueve las ruedas delanteras y mi personalidad, las traseras. Y eso que he trabajado durante 40 años sufriendo dolor de cabeza... El doctor me recetó Blocasán y la cosa ha mejorado.

--Sin embargo se define como "un soldado derrotado...
--... de una causa invencible", que es la causa de la justicia.

--Pero "derrotado", al fin y al cabo.
--Derrotado, sí. Trabajé 22 años en una revolución que algunos dirigentes traicionaron. Se olvidaron del compromiso con los pobres. Se convirtieron en nuevos empresarios.

--¿Por qué ocurrió eso?
--Yo no lo sé.

--Sabe de almas.
--Solo puedo hablar de hechos. Y los hechos son que entre el 25 de febrero y el 25 de abril de 1990 --o sea, entre el día en que perdimos las elecciones y el día en que entregamos el poder al nuevo equipo--, algunos tomaron dinero y propiedades del Estado para ellos y el partido. Se inauguró la corrupción.

--Señala con el dedo a Daniel Ortega.
--Ortega estuvo siete años en la cárcel, trabajó fantásticamente bien durante el Gobierno revolucionario, todos nos sentimos representados por él... Pero en dos meses cambió. Le escribí cartas, expuse mi opinión sobre la corrupción en la Asamblea sandinista, el máximo órgano de consulta de la revolución... Pero vi que era inútil. Así que lo que hice fue renunciar y denunciar.

--La situación se ha complicado.
--Se calcula que Hugo Chávez le ha dado directamente unos 200 millones de dólares. ¡Ese dinero no ha pasado por los presupuestos de la república! Un hijo de Ortega ha comprado el hotel Hilton de Managua. Se han hecho con un centro experimental genético carísimo...

--Despreciará usted a Chávez.
--Chávez ha trabajado por los pobres después de medio siglo de gobiernos que nunca se preocuparon por ellos. Pero me disgusta que dé dinero a Ortega sin control. El Gobierno de Ortega se está convirtiendo en una dictadura.

--¿Así? ¿Con todas las letras?
--Sí. No existe independencia de poderes. Domina el Consejo Supremo Electoral, los tribunales, las arcas públicas y, con los votos de Arnoldo Alemán, domina la Asamblea Nacional... Puede reformar la Constitución, que es lo que quiere. Y tolera mal las manifestaciones. Cuando salimos a las calles tras el 9 de noviembre, cuando la elección de alcaldes, nos mandó a pandilleros que nos atacaron con palos, piedras y machetes. ¡No íbamos armados! Y luego están las calumnias...

--Habla de su hermano Ernesto.
--Con testigos falsos, han dicho de Ernesto que está quitándole la tierra a los campesinos de Solentiname, cuando él donó todas sus tierras. ¡Siempre fue un monje! La revolución la traicionaron ellos, y punto.

--¿Cuba es otra cosa?
--En Cuba hay carestía, el nivel de vida es bajísimo, el sistema político tiene un solo partido que lo domina todo... Pero la revolución sigue mientras sigan las estructuras revolucionarias. ¿Qué tipo de revolución es? Una dictadura como la soviética. Pero hay revolución.

--¿Revolucionaria la huelga de hambre de Evo Morales?
--¡Detestable! ¡Un golpe a la estima que le tengo! Una huelga de hambre se hace por algo importante. Yo las hice para sacar a los presos del Frente Sandinista y a los de la Universidad Centroamericana. No hay que hacerlas para seguir en el poder.

--"El socialismo no ha fracasado porque nunca ha existido".
--Eso lo dice mi hermano Ernesto. Hemos visto el capitalismo en su versión más desarrollada, pero el socialismo europeo, el de la URSS, fue un socialismo con desfiguraciones. Aún es posible que exista. Habrá que ver qué hace Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, que ha ganado las elecciones en El Salvador. Cuando asumió la presidencia dijo que lo hacía a la sombra de monseñor Romero. ¡Y decir monseñor Romero es decir pobres!

--Siempre ha preferido hablar de política que de teología, ¿no?
--Estoy en la política por lo que aprendí en la teología. La conexión entre ambas es el amor. ¡La política es la expresión concreta del amor!

--Y lo que dice el Papa ¿qué es?
--Soy un simple sacerdote y no le voy a juzgar aquí. Bastante me expongo al denunciar a Daniel Ortega.