¿Se debe confesar una infidelidad?


Por: Eugenia Correa,

Sin duda es una de las preguntas más difíciles de responder. Entre mis amigos existen dos facciones los que dicen que nunca, jamás sin importar lo que pase y aún si te encuentran con las manos en la masa debes confesar que has sido infiel. Por otro lado está la facción moralista en la que dice “no hagas lo que no quisieras que te hagan” y piensan que confesar es lo correcto, se rigen por la teoría de la verdad.

He de decir, que no creo ni en una ni en otra. La infidelidad se da por una cantidad indeterminada de razones, y por lo mismo esta pregunta tiene un infinito de respuestas. Lo cierto es que si estás segura que estás enamorada de ese “affaire” no hay mucho que hacer, la confesión será inevitable, incluso a pesar tuyo.

Pero si este no es el caso y quieres mantener a tu pareja actual la decisión es más difícil. A los que prefieren jamás confesar les digo que no es nada fácil vivir con la culpa. Además hay que estar concientes de que el mundo es un pañuelo y todo finalmente se sabe. ¿Qué es mejor, que se enteren de tu propia boca o por alguien más? La culpa y el miedo son terribles compañeros de vida.

A los que están en la liga pro confesión les digo ¿realmente creen que esa persona quiere saber lo que hiciste?, acaso no debiste haber pensado en “no hagas lo que no quieres que te hagan” antes de ser infiel. Recuerden que ojos que no ven corazón que no siente y ¿no es eso una forma de protección del otro? En la mayoría de los casos creo que quienes piensan así es porque no han sido infieles y les es muy fácil juzgar.

Por otro lado tienen cierta razón pues el no confesar es una forma de traicionar la intimidad de una relación, y aún si nunca lo confiesas es posible que la desintegración de la pareja sea inminente. Quizá haya más posibilidades de salvarla cuando los dos saben cuál ha sido el problema y trabajan juntos para cambiarlo. Las relaciones son de dos lados y muchas veces la infidelidad se da porque hay algo que no funciona en la pareja.

Ahora de ahí nace otra pregunta, ¿en dónde comienza la infidelidad? Con un mal pensamiento, con un beso, yendo a la cama con alguien más o ya de plano teniendo otra familia. ¿Qué es motivo de confesión y qué no?

Según un articulo Carla Ingus en geomundos.com, “en el libro, Adultery, The Forgive se sugiere no contar –o al menos guardar el secreto por algún tiempo– en las siguientes situaciones:

-Si tu novio o esposo está bajo gran estrés (lo despidieron, lo operaron, perdió a uno de sus padres).
-Si él es tan rencoroso que te va a martirizar por el resto de tu vida.
-Si él puede reaccionar con violencia y abusar físicamente de ti.
-Si el affaire fue debut y despedida o si sucedió hace mucho tiempo.”

¿Y tu, confesarías una infidelidad?

Fuente; http://mujerescomoyo.blogia.com