Pasar horas al aire libre disminuye el desarrollo de miopía en los niños

(www.neomundo.com.ar / saludyciencias.com.ar)

La miopía es un problema que afecta, con distinto nivel de gravedad, a miles de niños y adultos. Una nueva investigación encontró que una ayuda contra este mal de la visión sería ni más ni menos que estimular a los chicos a que pasen dos o tres horas por día al aire libre.

Cuando una persona tiene miopía, la imagen del mundo externo se forma por delante de la retina en vez de sobre ella. Como consecuencia, se vuelve muy dificultoso enfocar nítidamente los objetos lejanos. Se suele tratar con anteojos o lentes de contacto, pero en algunos casos también se recurre a la cirugía.

Se calcula que alrededor de 2.500 millones de personas sufrirán de este problema de visión en 2020. La miopía es un problema significativo de salud publica global, explica Terri Young, especialista del Departamento de Oftalmología de la Universidad y Centro Médico Duke.

De acuerdo con la nueva investigación, publicada en la revista Ciencia de la Optometría y la Visión, pasar entre dos y tres horas por día al aire libre disminuye considerablemente las probabilidades de que un niño desarrolle miopía.

Los especialistas explicaron que la actividad física no parece tener un rol importante en la prevención, ya que el buen efecto de la vida al aire libre se observó con chicos que hacían deportes y también con los que preferían estar quietos.

Todavía no se sabe a ciencia cierta cuáles son los mecanismos de la vida al aire libre que protegen contra la miopía, como el sol o la visión a la distancia, pero los investigadores aseguran que los próximos estudios se abocarán a descubrirlo.