Cajeros automáticos de leche a granel

Una granja abrirá dos cajeros automáticos de leche a granel. Las máquinas expendedoras se instalarán en Girona y Cassà de la Selva

 Una mujer extrae leche de uno de los cajeros que abrirán al público próximamente. Foto:  JOAN CASTRO
Una mujer extrae leche de uno de los cajeros que abrirán al público próximamente.
FERRAN COSCULLUELA
CAMPLLONG


De la vaca a casa, sin comisiones ni intermediarios. Esa es la filosofía que ha empujado a la empresa ganadera de Campllong (Gironès) Via Làctea 2001 a adquirir las dos primeras máquinas expendedoras de leche a granel de Catalunya. Los dos cajeros pioneros se instalarán en el Mercat del Lleó de Girona y en el parque de El Carrilet de Cassà de la Selva durante los próximos días. Si la clientela responde, los responsables de la compañía no descartan ampliar la red de expendedoras y llegar, si es posible, hasta Barcelona.
"La verdad es que estamos sorprendidos de la repercusión que ha tenido esta iniciativa. Si vendemos tanta leche como interés ha despertado este nuevo sistema, seguro que ampliaremos la red comercial, ya que incluso una empresa de tiendas agroalimentarias nos ha llegado a pedir ocho máquinas", explicó ayer Maria Bosch, socia de Via Làctea.
Pero de momento se impone la prudencia. La empresa quiere esperar unos meses para evaluar cómo es acogida la iniciativa en el mercado antes de pensar en ampliaciones.

UN EURO EL LITRO
"Cada máquina cuesta unos 25.000 euros y queremos dejar pasar el impacto de las primeras semanas antes de considerar si es conveniente instalar más expendedoras", añadió Bosch. El funcionamiento de los cajeros es sencillo. Cada máquina almacena más de 300 litros de leche fresca, que previamente ha sido pasteurizada y que se repone cada día. El litro de leche cuesta un euro y, si el cliente carece de la pertinente lechera, el expendedor también le ofrece la posibilidad de adquirir envases reutilizables de vidrio o plástico a un módico precio.
La granja tiene 500 vacas lecheras, que proporcionan una producción de entre 16.000 y 17.000 litros diarios, por lo que las existencias de materia prima están garantizadas. Los socios de Via Làctea decidieron probar este novedoso sistema después de comprobar que hace años que funciona con éxito en el norte de Italia. "En Navarra tienen dos máquinas desde hace seis meses, pero en Catalunya, nosotros seremos los primeros", aseguró Bosch.